viernes, 20 de octubre de 2017

IMÁGENES DE ADVIENTO 2017





















QUIERES UNA FAMILIA UNIDAD Y SALUDABLE? 13 TRADICIONES CATÓLICAS QUE PUEDEN AYUDAR


¿Quieres una familia unida y saludable? Estas 13 tradiciones católicas pueden ayudar


 (ACI/EWTN Noticias).- El Arzobispo de Nueva York (Estados Unidos), Cardenal Timothy Dolan, alentó a recuperar una serie de “ricas tradiciones” muchas veces olvidadas por los católicos, y que considera “poderosamente providenciales para mantener a las familias unidas, fuertes, saludables y santas”.

En una publicación en su blog, titulada “Nuestras bellas tradiciones católicas”, el Cardenal Dolan dijo que “nosotros en la Iglesia tenemos un tesoro de actos de oración y devoción, simples, caseros, probados que mantienen fuertes a los matrimonios y las familias, enamorados y cerca de Dios”.

El problema, advirtió, es que hemos olvidado y no ponemos en práctica muchas de estas tradiciones.

“Necesitamos toda la ayuda posible en estos días de tensión, confusión y desafío en la vida matrimonial y en la familia”, señaló.

Estas son las 13 tradiciones que recomienda recuperar el Arzobispo de Nueva York, aunque aseguró que “pueden ciertamente añadir (más) a la lista”:

1. Celebraciones alegres pero sencillas de bautismos, primeras comuniones, confirmaciones, matrimonios y aniversarios de matrimonio.

2. Adorar a Dios fielmente juntos como una familia en la Misa dominical, y preservar los regalos de tiempo de calidad y una comida juntos, al menos en el Día del Señor, si no se puede más a menudo durante la semana.

3. Tener agua bendita, crucifijo, Biblia e imágenes de Jesús, María y los santos en nuestras casas.

4. Una verdadera celebración del Adviento, mientras nos preparamos a celebrar el nacimiento de Jesús.

5. Una atención especial a la preparación del pesebre de Navidad en la casa.

6. El cumplimiento en familia de la Cuaresma, especialmente a través de prácticas penitenciales comunes, mayor compasión por los pobres, enfermos y necesitados, y acercamiento como familia al sacramento de la reconciliación.

7. Dar a los niños nombres bíblicos y cristianos.

8. Tomar con mucha seriedad los deberes de los padrinos en el bautismo y la confirmación.

9. Pedir a un sacerdote que bendiga un nuevo hogar.

10. Peregrinaciones familiares.

11. Reunirse en torno a familiares que están enfermos y moribundos, y unirse en la fe en el momento de la muerte y el entierro.

12. Recordar a los padres y a los miembros de la familia en la Misa, en el aniversario de su muerte.

13. Pedir la bendición de los padres expectantes y la intercesión especial para parejas que luchan por concebir un bebé.

SOMOS HIPÓCRITAS O SERVIDORES?


¿Somos hipócritas o servidores?
Este discurso de Jesús se dirige a los cristianos de todos los tiempos. Se dirige a las autoridades de la Iglesia y se dirige igualmente a cada uno de nosotros.


Por: Padre Nicolás Schwizer | Fuente: Retiros y homilías del Padre Nicolás Schwizer 




En las Sagradas Escrituras, frecuentemente, Jesús ataca a los escribas y fariseos. Invita a los suyos a hacer y cumplir lo que enseñan, pero no imitarlos en su conducta. Son críticas duras que les hace a los dirigentes espirituales de su pueblo. En concreto les echa en cara lo siguiente:

1. No cumplen lo que enseñan
2. Imponen cargas pesadas a la gente, pero ellos ni las tocan
3. Quieren aparentar ante los demás
4. Buscan los primeros puestos y los saludos en las plazas

Ahora, uno podría pensar que estas actitudes fueron propias de esta gente y que con su muerte se acabaron. Lastimosamente no es así. Este discurso de Jesús se dirige, por eso, también a los cristianos de todos los tiempos. Se dirige a las autoridades de la Iglesia y se dirige igualmente a cada uno de nosotros.

Porque los fariseos no son una categoría de personas. Se trata, más bien, de una categoría del espíritu de una postura interior. Es un bacilo siempre dispuesto a infectar nuestra vida religiosa.

Todos somos fariseos:
a. Cuando reducimos la religión a una cuestión de prácticas espirituales, a un legalismo estéril;
b. Cuando pretendemos llegar a Dios dejando de lado al prójimo;
c. Cuando nos preocupamos más de “parecer” que de “ser”;
d. Cuando nos consideramos mejores que los demás.

Toda esta plaga tiene un único y solo nombre: hipocresía. Por eso, con toda justicia, fariseísmo se ha convertido para nosotros en sinónimo de hipocresía.
Los hipócritas tienen una “doble cara”, una vuelta hacia Dios y la otra hacia los demás. Y, sin duda, la cara que mira a Dios es horrible, espantosa.

Para Cristo, la ley no era un ídolo, sino que era un medio. Tenía la tarea de empujar al hombre hacia adelante, de ayudarle para crecer.
El desafío que hoy nos presenta Jesús es, entonces: amor o hipocresía. Porque amar significa servir. Quien ama realmente, sirve a los demás, se entrega a los hermanos.

Es la actitud de Cristo. Toda su vida en esta tierra no fue sino un servicio permanente a los demás. Y al final entrega hasta su vida por nosotros, para liberarnos y salvarnos.

Y es también la actitud de María. En la hora de la Anunciación se proclama la esclava del Señor. Nosotros muchas veces creemos que estamos sirviendo a Dios porque le rezamos una oración o cumplimos una promesa. Miremos a María: Ella le entrega toda su vida, para cumplir la tarea que Dios le encomienda por medio del ángel. Cambia en el acto todos sus planes y proyectos, se olvida completamente de sus propios intereses.

Lo mismo le pasa con Isabel. Sabe que su prima va a tener un hijo y parte en seguida, a pesar del largo camino de unos cien kilómetros. No busca pretextos por estar encinta y no poder arriesgar un viaje tan largo. Y se queda tres meses con ella, sirviéndola hasta el nacimiento de Juan Bautista.
Hace todo esto, porque sabe que en el Reino de Dios los primeros son los que saben convertirse en servidores de todos. Cuando el ángel le anuncia que Ella será Madre de Dios, entonces María comprende que esta vocación le exige convertirse en la primera servidora de Dios y de los hombres.

Pidamos a Jesús y a María que nos regalen ese espíritu de servicio desinteresado y generoso, que ellos han vivido tan ejemplarmente. Sólo con ese espíritu podremos enfrentar los desafíos del mundo de hoy. Sólo con ese espíritu podremos ser instrumentos aptos para construir un mundo nuevo.

Preguntas para la reflexión

1. ¿En qué grupo estoy, hipócritas o servidores?
2. ¿Cómo podemos servir a los demás?
3. ¿Qué actitud de María puedo adoptar?

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 20 OCTUBRE


Los cinco minutos de María
Octubre 20




Fíjate en la vida de la Virgen María; ella nunca se quejó de que su divino Hijo hubiera tenido que nacer en una cueva y ser acostado en un pesebre, ni de que ella tuviera que vivir como una de las más pobres mujeres de Israel. No se quejó por ver a su Hijo Jesús perseguido por las autoridades y aun condenado a muerte y crucificado para salvar a los hombres.

María aceptó plenamente el plan de Dios, aunque para ella fuera dolorosísimo y humillante. Aceptemos nosotros en todo la voluntad de Dios.

Madre y Señora nuestra, enséñanos a rezar de corazón: “hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo”.


* P. Alfonso Milagro

BUENOS DÍAS





jueves, 19 de octubre de 2017

EL ROBLE


El roble



En la plaza central del pueblo debían quitar un gran roble, el enorme árbol, que con el paso de los años se había convertido en un símbolo del lugar. Hasta en el escudo del pueblo se dibujaba su silueta.

El roble se había enfermado de un extraño virus. Corría el riesgo de caerse y de contagiar a los árboles más cercanos. Ya se había hecho todo lo posible por salvarlo y la triste determinación de derribarlo provocaba en los vecinos una profunda sensación de impotencia. No es fácil determinar la causa de un problema y no es el camino más agradable tomar la decisión de solucionarlo.

Los leñadores llegaron una mañana con sierras automática y hachas. Los vecinos se reunieron en la plaza para presenciar su caída. Esperaban oír el estrépito producido por el choque del inmenso árbol contra el suelo. Suponían que los hombres empezarían a cortarlo por el tronco principal en un lugar lo más pegado a la tierra.

Pero en vez de esto los hombres colocaron escaleras y comenzaron a podar las ramas más altas. En ese orden de arriba hacia abajo cortan desde las más pequeñas hasta las más grandes. Así cuando terminaron con la copa del árbol, sólo quedaba el tronco central, y en poco tiempo más aquel poderoso roble yacía cuidadosamente cortado en el suelo.

El sol, ahora cubría el centro del parque, su sombra ya no existía, era como si no hubiera tardado medio siglo en crecer, como si nunca hubiera estado allí.

Los vecinos preguntaron por qué los hombres se habían tomado tanto tiempo y trabajo para derribarlo. El más experimentado leñador explicó: cortando el árbol cerca del suelo, antes de quitar las ramas, se vuelve incontrolable y en su caída, pueden quebrar los árboles más cercanos o producir otros destrozos. Es más fácil manejar un árbol cuando más pequeño se le hace.

Pensemos ahora:

El inmenso árbol de la preocupación, que tantos años ha crecido en cada uno de nosotros, puede manejarse mejor... si se lo hace... lo más pequeño posible.

Para lograrlo es aconsejable podar en principio, los pequeños obstáculos que nos impiden el disfrutar de cada día y así... ir quitando el temor de que en el intento de librarnos de éstos y mejorar todo, se derrumbe.

En ese orden, quitando del comienzo los pequeños problemas podemos gradualmente, ir llegando al tronco principal de nuestras preocupaciones.

Para cambiar hay que realizar una tarea a la vez, quitar las ramas de la preocupación de una en una, ocuparnos y no preocuparnos.

Reconocer nuestros errores y tener el valor para enfrentarlos, establecer las prioridades y los objetivos en la vida y mantener una verdadera determinación, para librarnos poco a poco de todo el peso que nos impide trabajar, crecer, disfrutar y vivir.

No siempre resulta fácil enfrentar nuestros problemas, pero al menos podemos intentarlo al mismo tiempo que transformemos, nuestro miedo, angustia y desesperación en coraje, esperanza y fe…

PAPA FRANCISCO INVITA A HACER MEMORIA Y NO OLVIDAR LA HISTORIA QUE DIOS HACE CON CADA UNO


El Papa invita a hacer memoria y no olvidar la historia que Dios hace con cada uno
Por Álvaro de Juana
 Foto: L'Osservatore Romano



VATICANO, 19 Oct. 17 / 04:39 am (ACI).- Hacer memoria para recordar la “gratuidad” de la salvación es una práctica que deberían realizar todos los cristianos, aseguró el Papa Francisco en la Misa de este jueves en Santa Marta.

Al comentar el Evangelio del día en el que escribas y fariseos se decían justos y Jesús les dice que justo solo es Dios, el Pontífice explicó que echar fuera la comprensión de la “salvación de Dios”, la “revelación de Dios”, el “corazón de Dios”, es grave.

“Se olvida la gratuidad de la salvación, la cercanía de Dios y se olvida la misericordia de Dios” y los que lo hacen “han echado fuera la llave del conocimiento”.

Así, los escribas y fariseos han “olvidado” y llegan a tener “un montón de prescripciones” pero “no reciben la fuerza de la justicia de Dios”.

Pero la ley “es una respuesta al amor gratuito de Dios”, por eso “cuando se olvida la gratuidad de la salvación se cae, se pierde la llave de la inteligencia de la historia de la salvación” y se pierde “el sentido de la cercanía de Dios”.

“Para ellos Dios es el que ha hecho la ley. Y este no es el Dios de la revelación. El Dios de la revelación es Dios que ha comenzado a caminar con nosotros desde Abraham hasta Jesucristo, Dios que camina con su pueblo. Y cuando se pierde esta relación cercana con el Señor, se cae en esta mentalidad obtusa que cree en la autosuficiencia de la salvación con el cumplimiento de la ley”.

Y cuando se pierde esta cercanía con Dios “no se puede enseñar la doctrina” ni “hacer teología”. La cercanía de Dios llega al punto de “Jesucristo resucitado”.

Las obras de misericordia “son la piedra del cumplimiento de la ley” porque es “tocar a Cristo que sufre en una persona, tanto espiritualmente como corporalmente”.

También advirtió de que si se pierde la llave del conocimiento se llega “a la corrupción” y destacó la “responsabilidad” de los pastores en la Iglesia que cierran “la puerta a nosotros y a los demás”.

“En mi país –contó Francisco– he escuchado muchas veces de párrocos que no bautizan a los hijos de las chicas que han sido madres solteras porque no habían nacido en el matrimonio canónico. Cerraban la puerta, escandalizan al pueblo de Dios, ¿por qué? Porque el corazón de estos párrocos había perdido la llave del conocimiento”.

“Sin ir tan atrás en el tiempo y en el espacio, hace tres meses, en una región, en una ciudad, una madre quería bautizar a su hijo que acababa de nacer, pero ella estaba casada civilmente con un divorciado. El párroco ha dicho: ‘sí, sí, bautizo al niño. Pero tu marido está divorciado. Que se quede fuera, no puede estar presente en la ceremonia’. Esto sucede hoy. Los fariseos, los doctores de la ley no son cosas de aquellos tiempos, si no que hoy también hay tantos casos. Por eso es necesario orar por nuestros pastores. Orar para que no perdamos la llave del conocimiento y no cerremos la puerta a nosotros y a la gente que quiere entrar”. 


Evangelio comentado por el Papa:

Lucas 11:47-54

47 «¡Ay de vosotros, porque edificáis los sepulcros de los profetas que vuestros padres mataron!
48 Por tanto, sois testigos y estáis de acuerdo con las obras de vuestros padres; porque ellos los mataron y vosotros edificáis.
49 «Por eso dijo la Sabiduría de Dios: Les enviaré profetas y apóstoles, y a algunos los matarán y perseguirán,
50 para que se pidan cuentas a esta generación de la sangre de todos los profetas derramada desde la creación del mundo,
51 desde la sangre de Abel hasta la sangre de Zacarías, el que pereció entre el altar y el Santuario. Sí, os aseguro que se pedirán cuentas a esta generación.
52 «¡Ay de vosotros, los legistas, que os habéis llevado la llave de la ciencia! No entrasteis vosotros, y a los que están entrando se lo habéis impedido.»
53 Y cuando salió de allí, comenzaron los escribas y fariseos a acosarle implacablemente y hacerle hablar de muchas cosas,
54 buscando, con insidias, cazar alguna palabra de su boca.

SE REPITIÓ EL MILAGRO DEL SOL DE LA VIRGEN DE FÁTIMA?


¿Se repitió el “milagro del sol” de la Virgen de Fátima?




ROMA, 18 Oct. 17 / 12:03 pm (ACI).- El pasado 13 de octubre la Iglesia recordó los cien años del “milagro del sol”, aquel prodigio ocurrido ante la multitud reunida en Fátima (Portugal), y donde el astro rey “tembló” en una especie de “danza” luego de la última aparición de la Virgen y que, según los obispos de Nigeria, se habría repetido el viernes pasado en la ciudad africana de Benin.

“La historia se ha repetido aquí en la ciudad de Benin, Nigeria, durante el Congreso Nacional Mariano. Al igual como sucedió hace 100 años en Fátima, Portugal, volvió a ocurrir el 13 de octubre de 2017. ¡Qué gran milagro de parte de nuestra Madre María, Nuestra Señora de Fátima!”, afirmó la Conferencia de Obispos Católicos de Nigeria en su cuenta de Facebook.

Las palabras de los obispos van acompañadas de cuatro fotos. En una de ellas se aprecia el sol con un gran brillo y en las otras se ven a los fieles mirando hacia el cielo, muchos de ellos con los brazos levantados.

Asimismo, en youtube varias personas han compartido videos donde se aprecia lo que podría haber sido la repetición del “milagro del sol”.

LOS CINCO MINUTOS DE MARÍA, 19 OCTUBRE


Los cinco minutos de María
Octubre 19



Para no fracasar en nuestro apostolado, sigamos el ejemplo que nos dieron los Apóstoles: cuando Jesús subió a los cielos, se reunieron todos alrededor de la Madre de Jesús y de ella recibieron las últimas recomendaciones ante de dispersarse por el mundo; ella iluminó sus mentes para la tarea de la evangelización.

Razón tiene, pues, la Iglesia al invocar a María como la Estrella de la evangelización.

Nuestra Señora de la fe, recuérdanos con insistencia que la fe no es tanto una aceptación fría de la inteligencia, cuanto un abrazar cálidamente a Cristo y a su mensaje.


* P. Alfonso Milagro

FELIZ JUEVES




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...