lunes, 26 de septiembre de 2016

EL PROFESOR DE QUÍMICA


El profesor de química


“Lo acepto”: importante actitud para recuperar la paz de tu espíritu, y no desestabilizarte ante los problemas, cambios, imprevistos, contradicciones que desarticulan tus mejores proyectos. “Lo acepto”, quiere decir que no te rebelas ante lo que no se puede evitar, que no desgastarás tus energías lamentándote contra algo que no puedes cambiar.

Recuerdo que en el secundario mi profesor de química era muy original: al mismo tiempo que hacía experimentos solía dejar enseñanzas inolvidables. Una vez tenía en la mano una botella de leche, y noté que a propósito la dejó caer en la batea del agua. Los alumnos se impresionaron y prestaron suma atención. Quedaron los vidrios rotos y toda la leche se escurrió por el desagüe. “La leche está perdida, dijo. No podemos rescatarla más. Seamos más cuidadosos otra vez y no lloremos nunca por la leche derramada”.

Para el creyente, todo sucede porque lo quiere o lo permite Dios. Y él es experto en sacar bien del mal. Imagínate el río de bendiciones que bajó del Calvario donde murió Jesús en la cruz. También él tiene proyectos de salvación para cada una de tus contradicciones y contratiempos aceptados en paz. Que el Señor te proteja y bendiga.


* Enviado por el P. Natalio

VIVIMOS NUESTRA FE CATÓLICA?


¿Vivimos nuestra fe católica?
La fe no es una simple teoría. Es un compromiso que llega al corazón, a las acciones, los principios, las decisiones, al pensamiento y a la vida.


Por: P. Fernando Pascual LC | Fuente: es.catholic.net 




La fe no es una simple teoría. Es un compromiso que llega al corazón y a las acciones, a los principios y a las decisiones, al pensamiento y a la vida.

Vivimos nuestra fe cuando dejamos a Dios el primer lugar en nuestras almas. Cuando el domingo es un día para la misa, para la oración, para el servicio, para la esperanza y el amor. Cuando entre semana buscamos momentos para rezar, para leer el Evangelio, para dejar que Dios ilumine nuestras ideas y decisiones.

Vivimos nuestra fe cuando no permitimos que el dinero sea el centro de gravedad del propio corazón. Cuando lo usamos como medio para las necesidades de la familia y de quienes sufren por la pobreza, el hambre, la injusticia. Cuando sabemos ayudar a la parroquia y a tantas iniciativas que sirven para enseñar la doctrina católica.

Vivimos nuestra fe cuando controlamos los apetitos de la carne, cuando no comemos más de lo necesario, cuando no nos preocupamos del vestido, cuando huimos de cualquier vanidad, cuando cultivamos la verdadera modestia, cuando huimos de todo exceso: “nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias” (Rm 13,13).

Vivimos nuestra fe cuando el prójimo ocupa el primer lugar en nuestros proyectos. Cuando visitamos a los ancianos y a los enfermos. Cuando nos preocupamos de los presos y de sus familias. Cuando atendemos a las víctimas de las mil injusticias que afligen nuestro mundo.

Vivimos nuestra fe cuando tenemos más tiempo para buenas lecturas que para pasatiempos vanos. Cuando leemos antes la Biblia que una novela de última hora. Cuando conocer cómo va el fútbol es mucho menos importante que saber qué enseñan el Papa y los obispos.

Vivimos nuestra fe cuando no despreciamos a ningún hermano débil, pecador, caído. Cuando tendemos la mano al que más lo necesita. Cuando defendemos la fama de quien es calumniado o difamado injustamente. Cuando cerramos la boca antes de decir una palabra vana o una crítica que parece ingeniosa pero puede hacer mucho daño. Cuando promovemos esa alabanza sana y contagiosa que nace de los corazones buenos.

Vivimos nuestra fe cuando los pensamientos más sencillos, los pensamientos más íntimos, los pensamientos más normales, están siempre iluminados por la luz del Espíritu Santo. Porque nos hemos dejado empapar de Evangelio, porque habitamos en el mundo de la gracia, porque queremos vivir a fondo cada enseñanza del Maestro.

Vivimos nuestra fe cuando sabemos levantarnos del pecado. Cuando pedimos perdón a Dios y a la Iglesia en el Sacramento de la confesión. Cuando pedimos perdón y perdonamos al hermano, aunque tengamos que hacerlo setenta veces siete.

Vivimos nuestra fe cuando estamos en comunión alegre y profunda con la Virgen María y con los santos. Cuando nos preocupa lo que ocurre en cada corazón cristiano. Cuando sabemos imitar mil ejemplos magníficos de hermanos que toman su fe en serio y brillan como luces en la marcha misteriosa de la historia humana.

Vivimos nuestra fe cuando nos dejamos, simplemente, alegremente, plenamente, amar por un Dios que nos ha hablado por el Hijo y desea que le llamemos con un nombre magnífico, sublime, familiar, íntimo: nuestro Padre de los cielos.

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS, 26 DE SEPTIEMBRE


LOS CINCO MINUTOS DE DIOS
Setiembre 26



El éxito o el fracaso de cualquier misión espacial pueden depender de presionar un botoncito insignificante, o de hacerlo un minuto antes y no en el preciso momento.

Tú eres el botoncito sumamente pequeño en el macrocosmos; pero el hecho de que ese macrocosmos de la humanidad se sienta mejor y se perfeccione puede muy bien depender del microcosmos de tu propia vida.

Si tú fracasas, podrá fracasar toda una legión de hombres que presuponían el éxito tuyo personal; si tú fracasas, habrás privado a toda la comunidad de la fuerza y el vigor que de por sí comunica el éxito.

Pero si el éxito no depende de ti, si fracasas, no por haber retaceado tu empeño sino por causas ajenas a tu voluntad, no te desalientes; será Dios el que suplirá lo que tú no supiste poner, lo que no alcanzaste a hacer.

“Señor, Dios del universo, ¿Hay alguien como tú?... Tuyo es el cielo, tuya la tierra: tú cimentaste el mundo y cuanto hay en él… Tu brazo está lleno de poder, tu mano es fuerte, alta es tu derecha” (Sal 89,9-14). ¡Cuántos motivos para confiar en Dios! ¡El mayor pecado que puedes cometer es desconfiar de la bondad y el poder de Dios!


* P. Alfonso Milagro

FELIZ SEMANA!!!

domingo, 25 de septiembre de 2016

LAS MANOS


LAS MANOS



Alguien que yo quiero mucho me dijo que si yo sabía lo que eran y significaban las manos, cuando escuchó mi teórica respuesta, sonriendo me dijo: "y mucho más". 

Me quedé un poco perpleja sin saber a dónde quería llegar y entonces dijo:
"Cuando llegamos al mundo, nuestro primer contacto es con un par de manos suaves que nos reciben en el regazo de nuestra mamá.

Las manos son las palabras del corazón. Aman, odian, toman o dan, golpean o acarician. Las manos de una madre, por ejemplo, calman el dolor de la caída al correr, secan las lágrimas después de un reto.

Ellas son la mas fiel expresión del corazón cuando acompañan tus labios al tirar un beso a lo lejos, cuando con increíbles caricias hacen brotar de una guitarra las mas bellas melodías. En el amor las manos acarician, suaves y curiosas, para descubrir la belleza del compartir. Aman sin sonidos, sin miradas. Abiertas sólo te ofrecen y cerradas no quieren dar.

Están las manos que nos dan protección, las que modelando crean arte, las que amasando nos alimentan con pan. Las que curan llenas de amor. Las manos son expresión del amor, el corazón en franca conversación, cuando se trata de dedos. Las manos marcan y guían el camino como la brújula. Están las que pueden leer, porque no ven, o las que hablan sin voz".

Dame tu mano y tendrás mi corazón. Toma mi mano y tan solo sírvete de ella lo que quieras.

Imagínense queridos hermanos si eso es lo que pueden hacer las manos humanas, ¡qué no harán las manos de Dios que nos ha creado con tanta perfección con sus manos benditas!

¡AGÁRRATE FUERTEMENTE DE LA MANO DE DIOS Y TE SENTIRAS SEGURO, PROTEGIDO Y AMADO!

CREO EN DIOS PADRE


Creo en Dios Padre
¿A quién pues compararán su Dios, qué imagen harán que se le asemeje? 


Por: P. Eusebio Gómez Navarro | Fuente: Catholic.net 




El padre había faltado del hogar. A su vuelta, todos los hijos querían estar en sus brazos. Fue entonces cuando la pequeñita dijo: Ahora me toca a mí; ahora me toca a mí. Y la hermanita pequeña le decía: Sepárame de los brazos del padre, si es que puedes. No puedo, decía el hermano, pero yo voy a subir ahí a tu lado, pues veo que queda sitio para mi.

Dios aparece con varios nombres en la Biblia. Para el hombre antiguo el nombre era esencial; daba a cada persona una identidad entre los demás y frente a Dios. El padre era el encargado de poner el nombre a su hijo.

Dios cambió el nombre de Abrán en Abraham, el de Sarai en Sara. Adán dio nombre a los animales (Gn 2,19ss). También Jesús cambió el nombre de Simón por el de Pedro.

Para Dios también el nombre tiene gran importancia. Después de la lucha entre Dios y Jacob, que llevó al cambio de Jacob por Israel, Dios se negó a revelar su nombre (Gn 32,29).
Cada nombre revelaba algo de la revelación gradual de Dios al hombre. Dios era llamado con frecuencia El, que significaba dios en la lengua semita.

Dios era identificado por el lugar donde se le adoraba (EL-Bethel, Gn 35,7) o de quien lo veneraba, así era conocido como el Dios de Abrahán, de Isaac, de Jacob.

Mas tarde se le llamó Elohim, que significaba Dios de los dioses o Dios supremo.
En la alianza que hizo Dios con Abraham, se designaba el mismo El-Shaddai, Dios omnipotente.
Y cuando Moisés le preguntó su nombre, Dios habló así: Yo soy el que soy… Dirás a los israelitas… Yo soy me envía a vosotros: (Éx 3, 14-15).
El nombre de Dios en hebreo se dice YHWH.
En Jesús, Dios es revelado como el Padre amoroso

Es san Juan el que proclama la realidad misteriosa de Dios: Dios es amor (1Jn 4, 8.16).
Dios es Padre. El Dios que nos revela Jesús es el Dios de la misericordia (Lc15, 11-22), el Dios del amor incondicional (Rm 5,8), el Dios de la gratuidad (Mc 10,45), el Dios de la libertad (Ga 5,5), el Dios encarnado (Jn 1,14), el Dios Pascual (Jn 12, 23-24), el Dios de la esperanza, el Dios Padre, el Dios del amor.

Quiero presentar unos rasgos del Dios Padre- Madre, del Dios Amor.

Jesús se dirige a Dios llamándole Abba (Mc 14, 36). Jesús se dirige a Yahveh con la misma confianza que un niño judío lo hace con su padre, sin temor y sin distancia. Y porque Dios es Padre nos llega su reino. Lo más original de Jesús es la vinculación indisoluble entre las dos categorías: el Abba y el reino. La exégesis de una experiencia por la otra. La experiencia de Dios en la humanidad que se realiza, en la esclavitud que salta, en la prostituta que llega a ser mujer (...) lo que el mismo evangelio llama alegría en el cielo (González Faus).

Jesús vive en íntima relación con el Padre, en continua comunicación. El dirá que el Padre y él son uno (Jn 10,38). El vive entregado a cumplir la voluntad del Padre; ésta es su alimento y da sentido a su vida (Jn 4, 34). Su fe y su obediencia son total en él. Su unión con él es tal que el mismo Jesús llega a decir que el que lo ve a él, ve al Padre (Jn 14,9). Jesús vivió y murió en las manos del Padre.
Toda la vida de Jesús está orientada a anunciar la Buena Noticia de que Dios es Padre que sabe acoger y perdonar (Lc 15,11-32), que se preocupa de los últimos (Mt 20,1-16), que busca la recuperación de lo perdido (Lc 15,4-7), que su Padre es puro amor.
Es, precisamente, esta conciencia de Dios Padre la que derribará todos los muros y divisiones entre los humanos para crear una civilización del amor.

Dios es Madre. Dios es padre, más aún , es madre, no quiere hacernos mal, quiere hacernos sólo bien a sus hijos. Estas palabras las pronunció Juan Pablo I en el Ángelus el 10 de septiembre de 1978, citando el pasaje de Isaías 49,15. La plena realización del ser humano en Cristo, supone la integración de lo femenino y masculino, pues en Cristo ya no hay distinción entre judío o griego, hombre o mujer (Ga 3,28), dado que en el Señor no puede concebirse la mujer sin el varón, ni el varón sin la mujer (1Co 11,11).
Hoy se puede hablar de Dios en femenino, aunque no es fácil borrar tantos años de tradición, modelos de expresión y costumbres. Hoy día nos alegramos de estos cambios y nos preguntamos que por qué no se dieron antes. Durante mucho tiempo se ha hablado de Dios con imágenes masculinas. Ha habido expresiones radicales como Si Dios es varón, el varón es Dios (M. Daly).
La autoridad y la decisión recaen sobre el varón; la mujer queda en inferioridad y en un segundo plano.

Para entender a Dios usamos las metáforas de Dios Padre y Dios Madre. Para comprender la figura materna de Dios, es bueno tener en cuenta el papel o el significado de ser madre en Israel. Los aportes de la psicología nos indican que el niño pequeño despierta a la conciencia de sí por la llamada amorosa de la madre; con gestos, palabras, caricias que la madre hace al niño, éste despierta al amor. El niño, según afirma Peguy, se lanza al regazo materno rodando como una pelota.

¿A quién pues compararán su Dios, qué imagen harán que se le asemeje? (Is 40,18). Algunos textos de la Biblia nos hablan de Dios desempeñando el papel de Madre. Dios es la madre tierna que no se olvida de sus hijos (Is 49,15); él es quien enseña a Efraín a caminar tomándole por los brazos (Os 11,1-4). Nadie mejor que una madre para cuidar de sus hijos, para alentarlos en los momentos difíciles, para curar y sanar las heridas. Dios es la madre que hace todo esto y mucho más.
Jesús viene a ser como una madre que trata de cobijar a los hijos de Jerusalén como una gallina reúne a sus polluelos bajo sus alas (Mt 23,37). Como un padre siente ternura por sus hijos, el Señor siente ternura por sus fieles (Sal 103,13). El lenguaje del padre y de la madre es el de la ternura: abrazos, caricias, besos, cercanía y siempre genera amor y confianza. En Jesús, que pasó haciendo el bien sobre la tierra, ha aparecido la bondad y la ternura de nuestro Dios ( Tt 2,11).

Cada creyente es hijo de Dios y, como tal, así se debe comportar. Cada espíritu llega a ser un carbón ardiente que Dios ha encendido en el fuego de su infinito amor. Todos juntos somos un brasero inflamado que no puede nunca ser apagado, con el Padre y el Hijo y en la unidad del Espíritu Santo (Jan Ruysbroeck). Quien ama se parece a Dios, da vida y comunica vida: es feliz. Nosotros somos felices al comenzar, al amar y al gozar con Dios (Jan Ruysbroeck). ¡Es una pena conocer tarde al Amor!

Y nos resulta difícil conocer y amar a Dios Padre, pues vivimos en una sociedad sin padres. Sabemos que en nuestra sociedad actual, la figura paterna está bastante deteriorada. Y cada vez más proliferan las madres solteras, sin pareja, e incluso empiezan a surgir las parejas de homoxesuales con hijos...

LOS CINCO MINUTOS DE DIOS, 25 DE SEPTIEMBRE


LOS CINCO MINUTOS DE DIOS
Septiembre 25



Vivimos en el mundo del movimiento y del ruido; hoy es imposible detenerse y, sin embargo, quizá por eso mismo estamos obligados a buscar el silencio.

Pero un silencio que no sea tanto externo cuanto interno; un silencio que imponga el ordenamiento de todos nuestros afectos y sentimientos, de nuestros pensamientos e incluso de nuestros problemas y preocupaciones.

Silencio, ante actitudes que pueden herirnos, ante palabras no del todo acertadas, ante olvidos que nosotros no esperábamos.
En esas ocasiones el canto del silencio, en lugar de elevar la estridencia de los gritos o la amargura de la discusión, será más beneficioso.

Ese canto del silencio solamente lo pueden entonar los hombres que saben dominarse a sí mismos y a las circunstancias en las que deben actuar.

“Más vale maña que fuerza; pero la sabiduría del pobre es despreciada y nadie escucha sus palabras; las palabras de los sabios oídas con clama, valen más que los gritos del que gobierna a los necios” (Ecl 9,16-17). No es, entonces, cuestión de hablar mucho, sino de saber hablar lo necesario, y lo conveniente; en no pocas ocasiones será el silencio el que mejor toque el corazón.


* P. Alfonso Milagro

FELIZ DOMINGO!!!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...